Consulta de Psicoterapia. Madrid Centro 

Facebook Twitter Gplus LinkedIn Google Maps E-mail RSS



Centro Sanitario autorizado con Nº Registro: CS 12446 y Entidad Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid con Nº Registro: 3055. Coordinadora: Carmen Menéndez Pérez

- Atención en terapia individual a menores, familias y público en general. También está funcionando un grupo de psicoterapia para adultos y otro para jóvenes y adolescentes.

- Un denominador común que aparece en las personas que piden ayuda terapéutica suele ser el malestar emocional. A lo largo de la vida pasamos por situaciones difíciles, de inseguridad, tristeza y confusión. Se nos plantean entonces nuevos retos que nos invitan a profundizar y buscar alternativas de mejora con el fin de relacionarnos con uno mismo y con los demás de manera más satisfactoria.

- Este acompañamiento en el proceso es lo que llevamos a cabo en Afart, con la aplicación de diferentes técnicas y metodologías adaptadas a las necesidades de cada persona.

- En nuestra web podrás encontrar artículos y vídeos sobre Psicología y Salud Mental, Arte y Educación que esperamos sean de tu interés.


¿Qué dificultades tratamos?

¿Qué hacemos?

Terapia individual

Terapia de grupo

Familias

Terapia a través del arte

MUSAC y DA2 / Arte, psicoanálisis y escritura en torno al Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

El Musac despliega el universo creativo de Warhol. J. F. SALVADORES -

El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), en León, y el DA2, en Salamanca, presentan la exposición “TOC. Una colección propia”, un proyecto en dos sedes que propone un acercamiento al Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) a partir de más de 60 obras inquietantes —unas 30 en cada museo— de 50 artistas nacionales e internacionales. Seis profesionales de la salud mental (tres psiquiatras y tres psicoanalistas) han sido invitados a escribir sobre las obras en diálogo con este trastorno.

Toda la información en :

tamtampress. TRÁFICO DE CULTURA

Comprender el estrés y sus efectos

estres

El estrés es una respuesta biológica de nuestro organismo ante la sensación de peligro o amenaza. No es una enfermedad pero puede desembocar en ella. Los síntomas varían notablemente de un caso a otro y las personas que lo padecen los suelen describir como cambios físicos “padezco con frecuencia jaquecas”, emocionales  “estoy irritable y de mal humor”, conductuales “como impulsivamente, fumo más”, o bien como una combinación de todos ellos.

El cuerpo humano responde al  estrés con una reacción hormonal en cadena:

-El cerebro percibe una amenaza ante una situación.

-El hipotálamo envía un mensajero químico a la hipófisis, ésta secreta una hormona y la vierte al flujo sanguíneo.

-Esta hormona estimula las glándulas suprarrenales, produciendo la liberación de adrenalina, noradrenalina y cortisol.

-Estas hormonas preparan al cuerpo para luchar o huir.

Cuando el estrés se prolonga en el tiempo se conoce como “crónico” y puede producir cambios psicológicos perjudiciales: inestabilidad emocional, ansiedad, pérdida de confianza en uno mismo, depresión, apatía, indecisión, pérdida de concentración y lapsos de memoria.

También ocasiona cambios conductuales: en los hábitos sociales, alimentarios y laborales, abandono personal, conductas adictivas: abuso de alcohol y de otras sustancias.

Los síntomas físicos del  estrés son: sudoración, irritabilidad, palpitaciones, crisis de pánico, mareos,  migrañas, dolor de mandíbulas, dolor de espalda, insomnio, fatiga, úlceras, colon irritable, problemas sexuales.

Aprender a reconocer y controlar el estrés es una habilidad esencial en la vida. Las personas que son capaces de manejar sus efectos tienden a estar física y emocionalmente más sanas. Existen distintas estrategias que nos ayudan a superarlo, algunas de carácter psicológico como la técnica de inoculación del estrés, reestructuración cognitiva y pensamiento positivo, otras como el ejercicio físico y la relajación y otras como evitar alimentos que son estimulantes.

En cualquier caso, el poseer un autoconocimiento adecuado de nosotros mismos, reconociendo  nuestras fuentes de estrés y qué estrategias de afrontamiento  utilizamos para afrontarlo, haciendo una valoración sobre lo adecuado o no de éstas es el mejor método para combatirlo.

Paloma Barroso