Madrid Centro 

Facebook Twitter Gplus LinkedIn Google Maps E-mail RSS

El hogar y la familia desde el principio

8 de diciembre de 2012

 

María Bejarano.- Cuando desde un grupo de adultos se trabaja en la temática “adolescente” hay dos puntos importantes: que no hay recetas mágicas para educar a nuestros hijos y que la educación comienza desde el momento del nacimiento y ha de involucrar a todos y cada uno de sus miembros.

Respecto al primer punto, cada miembro de la familia es único, y cada familia tiene unas características que la diferencian de otras. Así, se evidencia en familias con varios hij@s que, aunque la educación haya sido “parecida”, estos pueden evolucionar de maneras muy diferentes (gustos, carácter, etc.). Sí que es cierto que -aunque no haya reglas mágicas- hay estrategias que nos pueden orientar en este camino, que harán que desde la familia se generen unos factores de protección que ayudaran a que ésta evolucione de un modo más saludable.

Como miembros de una familia es importante cuidar y trabajar (entre otras muchas cosas) la comunicación, la afectividad, normas y límites o el ocio en familia, en todos y cada uno de los momentos de su evolución. Como decíamos al principio, hay que adaptarse a la persona, el momento evolutivo y la situación en la que nos encontramos, pero siempre tenerlo en cuenta. Enlazando así el segundo aspecto importante del que hablaba, cuanto antes se empiece a trabajar la comunicación, cuanto antes tengamos en cuenta la estructura familiar y sus normas, sus rutinas etc. más eficaz resultará, incluso antes de la llegada de los hij@s, en la pareja, en la familia de cada uno…

Desde el centro AFART queremos dar apoyo a la familia ofreciendo a las madres y padres un espacio para profundizar en la educación desde la familia. A partir de Enero iniciamos grupos de trabajo donde trataremos temas como: comunicación, afectividad, normas y límites, ocio y tiempo libre, etc.